INTIMIDADES MASCULINAS WALTER RISO PDF

.

Author:Mezitaxe Vim
Country:Botswana
Language:English (Spanish)
Genre:Personal Growth
Published (Last):10 September 2018
Pages:102
PDF File Size:6.95 Mb
ePub File Size:9.76 Mb
ISBN:211-5-22627-224-9
Downloads:14664
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Nikolabar



El libro se divide en los siguientes tres captulos: Parte I: Cul sexo fuerte? Algunas consideraciones sobre la supuesta fortaleza del varn y su natural debilidad humana. En este apartado, se analiza cmo en los albores de la civilizacin la fuerza fsica asegur la supervivencia del ms fuerte. Sin embargo, la fuerza fsica an es un requisito importante de la masculinidad. Se suma a esto, la valenta, predominancia y seguridad. Riso se pregunta, si en realidad el hombre necesita ser fsica y psicolgicamente tan poderoso como se quiere mostrar.

Asimismo, Riso se refiere a tres miedos bsicos que afectan al varn: 1 miedo al miedo: el varn no puede demostrar temor, un varn cobarde es segregado y seriamente cuestionado, no slo por las mujeres, sino tambin y principalmente, por los hombres; 2 miedo a estar afectivamente solo: la deprivacin afectivaante la separacin, el rompimiento de un noviazgo o la viudez es devastadora y responsable de todo tipo de miedos, inseguridades y depresin, y; 3 miedo al fracaso: querer ser un triunfador a toda costa.

Los varones no saben perder. Parte de esta problemtica encuentra explicacin en dos peligrosos mitos: "vales por lo que tienes" y "todo lo puedes". Desde tiempos antiguos se viene hablando del mito de la fuerza del varn que propone la imagen de que el hombre se debe reproducir, afirmar su superioridad intelectual, demostrar su actividad e iniciativa en todos los campos, dominar en todo tiempo y lugar, hacer gala de fuerza tiempo, ser macho y el hroe salvador.

Pero es claro que no es la naturaleza masculina la que determina este comportamiento sino la cultura que lo condiciona. Nuestras sociedades latinoamericanas son sociedades patriarcales, donde impera el uso de un lenguaje androcntrico y machista donde la peor parte se la llevan las mujeres y grupos minoritarios sexuales.

Es en este contexto donde se reinterpreta social e ideolgicamente el mito de la fortaleza del varn, el hroe, el macho alfa, el Don Juan Tenorio, el varn que no llora, el insensible, el de coraza rgida, el homofbico, el valiente, el del sexo fuerte, entre otros nombres que ya conocemos. Como mencionamos al inicio al varn se le ha enseado a travs de la reinterpretacin de los mitos de la fortaleza masculina en diferentes culturas a ser un "hombre" un varn recio, firme, e indoloro, con un ego que necesita ser constantemente admirado.

En este sentido el mito tiene una funcin ideolgica y dogmtica. Ser hombre en los trminos que demanda la cultura, no es tan fcil. Esta afirmacin, descarada para las feministas y desconcertante para los machistas, refleja una realidad encubierta a la que deben enfrentarse da a da miles de varones para cumplir una masculinidad tonta, bastante superficial y potencialmente suicidad.

Est informacin contradictoria o este doble mensaje, nos hace a muchos varones a jugar a ser un equilibrista de las expectativas sociales e ideolgicas que nos impone el mito de la fuerza masculina del varn.

No es tan fcil sr al mismo tiempo fuertes y sensibles, rudos o tiernos, trabajadores o caseros, todas estas dualidades crean muchos sentimientos de frustracin, con las cuales venimos luchando desde nuestra infancia. Muchos hombres reclaman el derecho de ser dbiles y sensibles, miedosos e intiles, sin por qu tal razn se les cuestione. El derecho de poder hablar sobre lo que sienten y piensan, no desde la soberbia ni para justificarse de los ataques insanos del resentimiento feminista, sino desde la ms onda sinceridad.

Desde est perspectiva queremos dejar claro que al afirmar que el hombre sufre, no significa desconocer los problemas de las mujeres, as como existe el mito de la fortaleza masculina del varn, mito que como venimos explicando afecta al varn, tambin las mujeres luchan por la desmitificacin del mito del sexo dbil. Segn Walter Riso. El poder muscular permita asegurar la vida en dos sentidos fundamentales.

Por un lado hacer la guerra requera de hombres fornidos que pudieran cargar armas y enfrentar la contienda corporal s por cualquier otra razn el habitad se volva hostil y difcil, el msculo comenzaba a ser determinante para la supervivencia Riso , Lo que plantea Riso es una figura del prototipo de hombre- hroe que nos ilustra de cun importante ha sido y es para las sociedades antiguas y contemporneas la fuerza masculina para propsitos de guerras, conquistas y dominacin.

El mito de la fuerza masculina enfatiza que hay que; ser y se debe ser fuertes si queremos llegar a la plenitud, sobrevivir, y tener poder y control sobre los dems. Todo esto se desarrolla en relacin a la crianza inicial y los primeros procesos de socializacin ideolgica con grupos de pares en la cultura patriarcal de la que venimos. Desde la severa formacin espartana de los griegos y caballeros de la edad media, hasta el traumtico servicio militar, todos sin excepcin parecen compartir el mismo principio: para hacerse hombre y ser reconocido como tal es necesario sufrir.

Adems de tener fortaleza fsica, y capacidad para soportar el dolor a travs del sufrimiento el mito de la fortaleza del varn exige o implica ser valiente.

Desde esta perspectiva podemos ver que estas "cualidades" hoy en la actualidad son exigencias del mundo post moderno. Es por eso que existe un gran nmero de varones que aspiran a ser: fuertes, indoloros y valientes.

Este tpico hombre moderno, hroe y macho "son el producto de un condicionamiento valorativo claramente auto-destructivo y deshumanizante". La desmitificacin del hroe con el anti-hroe El hombre valiente, fuerte y sin dolor es el hroe de la historia o de las historias, desde pequeos los varones fuimos influenciado por el mito de una o de otra manera lo idealizamos por muchos factores uno de ellos fue la parte ldica y meditica, los varones tuvimos a nuestro alcance juguetes blicos y luchbamos es nuestros mundos reales e imaginarios contra monstros, gigantes, y enemigos irreales creados por nuestras mentes alienadas.

Haba que jugar al soldadito, o carritos, porque son juegos de hombres o los tpicos juegos de lucha libre y peleas callejeras con los amigos del barrio. Crecimos en la cultura de los dibujos animados blicos como: Capitn amrica, Sper Man, El hombre araa, y el increble Hulk, y no digamos los juegos de videos violentos como Mortal Kombat, o Street Fighter y sobre todo viendo las pelculas de Hollywood como Rambo, Y Comando. Todas estas influencias mediticas y ldicas nos presentaban un camino y la frmula mgica para ir a enfrentarse a las realidades de la vida con fuerzas fabulosas y regresar triunfantes.

Aunque algunos llegamos ms bien con los ojos morados a casa, porque no fue como lo imaginamos, como lo lemos en los cuentos de hadas y como lo miramos en las pelculas de accin. Ah muchos nos dimos cuenta que ser varn no es algo fcil y mucho menos ser hroe.

Analizado desde un punto de vista ms complejo, quizs sea la "estructura inconsciente masculina la que posee implcitamente la sentencia de buscar, satisfacer los sueos de grandeza de una sociedad perturbada que pretende redimirse a s misma mostrando como que los hroes hacen falta" La vida real no es un cuento de hadas, y segn lo que hemos expuesto en los prrafos anteriores, son estos mismo cuentos de hroes los que promueven el estereotipo del macho que todo lo puede.

Apuntamos esto por que cuando hacemos una relectura de estos cuentos nos damos cuenta de que el antihroe no tiene que ser valiente, y si puede sufrir, llorar. Adems el anti- hroe no necesita victoria ni ritos de iniciacin para demostrar cuan hombre es.

Para ir finalizando sobre este punto, a manera de conclusin el psiclogo Walter Riso nos da algunos presupuestos para la desmitificacin del mito de la fuerza masculina del varn en su caparazn de hroe, cuando nos habla sobre el anti hroe. El anti- hroe rompe el mito y destroza la propia y asfixiante demanda fantstica de la tradicin patriarcal. El anti- hroe no quiere doncellas, ni corceles ni rescatar a nadie, tampoco aora el peligro para ponerse a prueba, ya que no hay nada que probar, se niega a la demencia brutal del tpico combatiente, y no ve a la mujer como una tentacin que debe evitar para llevar a feliz trmino su gesta eglatra.

El anti-hroe no quiere ser santo, redentor, emperador, ni dueo de ningn reino. El anti- hroe quiere abrazar en silencio, dormir en calma, amar intensamente y, por qu no? En conclusin entendemos que l tpico varn fortachn son esos arquetipos que han de ser descubiertos y asimilados y que han inspirado de los anales de la cultura humana, las imagenes bsicas del ritual de la mitologa y la visin.

Es por eso que el mito de la fuerza del varn y hroe debe ser desmitificado porque lo que genera son varones machistas e insensibles, que no miden las consecuencias de sus actos. Parte II: Pueden y saben amar los hombres? Acerca del mito de la insensibilidad masculina y su supuesta incapacidad de amar. En este apartado se sealan tres conflictos afectivos que han caracterizado la vida amorosa masculina: a el conflicto emocional primario: los varones se esfuerzan en mostrar el lado agresivo de su masculinidad instaurado por la sociedad patriarcal.

El problema es que el varn no sufre de atrofia sentimental, sino que tiene miedo a dar rienda suelta a todo el potencial afectivo con que cuenta. Segn Riso, dos esquemas maladaptativos obstaculizan la comunicacin afectiva masculina: "si expreso libremente todos mis sentimientos voy a mostrarme dbil y femenino y ser rechazado", y "si me despojo de mis defensas racionales quedar a merced de los otros, y se aprovecharn de m"; b el conflicto afectivo con lo femenino: la masculinidad se define en oposicin a lo femenino.

Riso sostiene, "en vez de aprender a ser hombres reafirmando lo que tenemos que hacer, lo aprendemos por defecto, es decir, por lo que no tenemos que hacer.

Para ser varones debemos diferenciarnos de las mujeres, ms an, cuanto menos nos parezcamos, ms hombres seremos". Luego, habla de algunos estilos afectivos masculinos: 1 el hombre apegado-inmaduro, es un varn dependiente, dbil, aniado y posiblemente afeminado. El rasgo principal est en el apego y en el miedo a ser varn.

Este tipo de hombre no sabe ni puede amar, porque est demasiado concentrado en s mismo; 2 el hombre culpablesumiso muestra un aparente amor incondicional por sus mujeres y una tolerancia sin lmites. Este hombre se siente internamente miserable y sin derecho a un amor respetable, y por tal razn el castigo suele convertirse en fuente de placer; 3 el hombre esquizoide-ermitao, se caracteriza por un estado afectivo plano, pero especialmente con la mujeres: ni deseo ni amor.

Es indiferente, est desconectado emocional y sexualmente, es incapaz de amar; 4 el hombre agresivo-destructor, la motivacin principal del alejamiento femenino es el odio. La agresin manifestado por estos varones no es pasiva sino activa y directa. Hay un profundo rencor y una marcada incapacidad de perdonar a las mujeres. Ellas siempre son vistas como malas, manipuladoras, explotadoras y poco confiables, pero contradictoriamente, deseables; 5 el hombre veleta, es impredecible y contradictorio, no es capaz de de establecerse por mucho tiempo en relaciones afectivas estables; y, 6 el hombre afectivamente estructurado, al contrario del varn machista, este hombre ama su lado femenino, lo cuida, lo incluye en su vida cotidiana y deja que se manifieste cuando as se requiera; c el conflicto con la paternidad: de acuerdo con el autor, ciertos estereotipos sociales han bloqueado las potencialidades masculinas para ejercer una adecuada paternidad.

La gran mayora de los varones con problemas psicolgicos tienen malos recuerdos de sus padres, pero no por el dao recibido sino por el afecto negado. Segn Riso, las investigaciones muestran que la presencia de un padre fro y afectivamente distante es mucho ms nociva y peligrosa que un padre ausente. En lo personal creo que el mito de la fuerza masculina tiene sus races desde la creacin del ser humano como tal, la teologa tradicionalista ha ido mitificando la fuerza del varn a travs de las diferentes traducciones de la Biblia, tomando como criterio principal que el hombre, al haber sido creado primero, es el referente principal y protagonista de los diferentes relatos bblicos, por lo consiguiente se convierte en figura mitolgica con las siguientes caractersticas: es el valiente, el que manda, el que toma las decisiones importantes, el rey, el profeta, el guerrero, el que hace proezas sobre naturales entre otras cosas.

Hay muchos textos del la Biblia que presentan la figura de la fuerza masculina del hombre como algo mitolgico, pero el inicio de este debate lo encontramos en un pequeo versculo del gnesis donde nos dice lo siguiente. Entonces dijo Dios hagamos al ser humano, segn nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza. Gnesis 1 26 a El texto del gnesis 1. En algunos ambientes cristianos se justifica en base a este relato bblico la subordinacin femenina al poder masculino.

Para la tradicin cristiana, la creacin del ser humano en el Gnesis expresa claramente la superioridad del varn frente a la condicin de la mujer. Si la criatura femenina ocupa un escaln secundario en la jerarqua establecida por mandato divino, a la mujer le toca someterse en todo momento al varn para orientarse en la vida.

En ese sentido esta lectura del Gnesis viene justificando prcticas machistas desde la misma existencia del ser humano. El mito de la fuerza del varn se encuentra muy arraigado en nuestras sociedades ha provocado, la conformacin de una comunidad machista, androcntrica, donde la mujer se sita como ser humano oprimido.

La misma teologa tradicionalista con su enfoce dualista platnico, y la misma Biblia en sus diferentes libros nos muestran un buen numero de ejemplos donde aparece el mito de la fuerza del varn como el todo poderoso, lo podemos ver en figuras como David, Josu, Geden, Sansn, e incluso en el mismo pueblo de Israel en cuanto a sus varones guerreros. Este mito permeo toda la teologa tradicionalista, es por eso que al hacer nuevas relecturas del texto, a travs de la hermeneutica de la sospecha podemos ver, sociedades machistas y opresoras y excluyentes, hacia otras y otros sujetos, donde impera un lenguaje excluyente.

El mito solo vino a justificar estas prcticas que hoy en la actualidad se siguen dando, esto porque, el mito como lo mencionamos antes justifica practicas existentes. Practicas literales y simblicas. Y estas prcticas literales y simblicas que se escudan en la fuerza fsica del varn y que se manifiestan a travs del machismo, deben ser estudiadas desde un nuevo discurso teolgico y bblico, con la ayuda de teoras de gnero tratando de deconstruir el mito para volverlo reconstruir o hacerle una nueva reinterpretacin desde el descubrimiento de la mujer como sujeto oprimido del mito, en sntesis es reinterpretar el mito desde las intimidades masculinas.

Parte III: La sexualidad masculina, un problema por resolver. Despus de explicar la adiccin masculina por la sexualidad a travs de tres aspectos: el culto al falo, la educacin sexual del varn y el placer biolgico, Riso se pregunta qu tan importante es el afecto para la sexualidad masculina. Segn l, los hombres son capaces de separar el sexo del afecto. Cuando un varn se satisface sexualmente con una mujer por la que no siente sino atraccin fsica, escapa de inmediato.

Tambin habla de la fidelidad masculina y considera que aunque no son mayora, es posible encontrar hombres fieles. Sin embargo, la premura biolgica junto con la necesidad de autoafirmarse en la conquista: "cuantas ms mujeres tenga, ms macho soy", lleva al varn a ser infiel. Finalmente, el autor propone dignificar la sexualidad masculina sin racionalizar exageradamente el sexo ni coartarlo, sino respetando la integridad psicolgica, tanto del varn como de la mujer.

Segn Riso, ser digno en el sexo es quererse a uno mismo sin dejar de querer, y entregarse sin misericordia, sin lastimar ni lastimarse. Porque que en los ritos de iniciacin sexual, muchos padres llevan a sus hijos pubertos a su iniciacin sexual a los prostbulos, porque el mito nos dice que para ser hombre hay que tener sexo a esa edad. Porque el mito de la fortaleza masculina en su construccin social e ideolgica nos ha enseado que un verdadero hombre jams debe usar preservativos y que las relaciones sexuales son mejor al natural.

Y sobre todo que de sida solo se contagian los homosexuales. Otros creen basados en este mito que un verdadero hombre debe tener todas la mujeres que pueda para demostrar cuan listo es en el arte de de la seduccin. Y as como estas creencias hay otras en la cultura popular que hacen que este mito de la fuerza del varn se revalore negativamente sin tener en cuenta que est prcticas sexuales te pueden ocasionar muchos problemas o la muerte misma.

Porque el mito de la fuerza masculina relacionado con la sexualidad masculina est basado en el desempeo y la potencia: los hombres son expertos, saben todo sobre el sexo, conocen a la perfeccin a las mujeres, y son los encargados de hacer gozar a todas las mujeres. El desempeo sexual masculino tiene que ver con la confirmacin de la masculinidad y la posicin entre los hombres, segn lo que nos dice el mito.

Lo preocupante de todo esto es que las relaciones ntimas son estructuradas en base a la homofobia y a la misoginia por lo que la masculinidad se define como no femenina. Todo estereotipo femenino es denigrado y todo acercamiento hacia otro hombre produce gran tensin donde se mezcla el miedo y el odio.

Este tipo de hombre que surge de la interpretacin de este mito se caracterizan por ser hombres agresores, violentos, golpeadores. En definitiva estos hombres no tienen toda la culpa de ser o de hacer lo que hacen.

YOGA VASISTHA PDF

La afectividad masculina

.

SILVERPOP API DOCUMENTATION PDF

Intimidades Masculinas Walter Riso - Parafrasis

.

IVO ANDRIC ZNAKOVI PORED PUTA KNJIGA PDF

ReseƱa de Intimidades Masculinas.

.

Related Articles